Prohibido hacer fotos

Es posible que en algún viaje te hayas encontrado con esta frase: Prohibido hacer fotos. En algún caso es posible que entiendas la prohibición, pero en otros muchos quizá no entiendas el porqué de esta decisión. Yo la he sufrido en varias ocasiones, aquí te cuento algunas anécdotas y lo que opino de ello.

Una prohibición muy común en museos es la de no usar flash ni trípode. Es algo que entiendo perfectamente. El flash puede afectar a algunas piezas de arte, especialmente a las que tienen algún tipo de color, afectando a su deterioro. Es por ello que los museos que tienen piezas de este tipo, se encuentran bajo una luz muy tenue, en cierta oscuridad, para la protección de las obras de arte. Por otra parte, los trípodes pueden llegar a ser muy molestos para el resto de visitantes de un museo. Así que la prohibición de no usar flash ni trípode en museos me parece muy acertada. Pero ¿Qué ocurre con la prohibición de hacer fotos aunque sean sin flash ni trípode?

Esta prohibición es del todo absurda y carente de sentido común. Vayamos por partes. Hace tiempo, prohibiendo las fotos sin flash y trípode ocurría que con esa prohibición se conseguía también que no se hicieran fotos. De ningún tipo. En lugares oscuros donde no podías usar flash, las fotos salían con mucho ruido (granos en la imagen), trepidadas (movidas), o simplemente no salían. Hoy en día, con las cámaras digitales y la posibilidad de tirar fotos mucho más allá de ISO 800, la prohibición de no usar el flash como que nos da igual. Yo tengo una Canon 70D. Puedo entrar en cualquier museo y con mis objetivos de f2.8 y un ISO alto, puedo sacar fotografías sin ningún tipo de problema. No necesito ni flash, ni trípode.

Continue Reading

Páginas

Suscribirse a Paella de Kimchi RSS