El conflicto de Dokdo

Las islas de Dokdo son un pequeño grupo de islas que se sitúan en el mar del Este (mar del Japón). Unos pequeños islotes que podrían pensarse que apenas tienen importancia de no ser porque suponen una seria disputa entre Corea y Japón.

Esta controversia territorial tiene claros factores políticos. Desde un punto de vista objetivo e histórico, uno no tendrá problemas en reconocer que las islas de Dokdo son coreanas, y que por tanto es Corea quién tiene potestad territorial sobre dichas islas (y aguas adyacentes). Pero para los japoneses Dokdo (llamadas por ellos Takeshima) son japonesas y les pertenecen. Esta disputa, junto con la disputa del nombre "Mar del Este" y "Mar de Japón", son hoy en día dos puntos calientes. A continuación voy a comentar un poco sobre las islas desde el punto de vista histórico, después desde la idea contemporánea, las intenciones políticas, y las consecuencias que han traído en los últimos meses.

Porqué Dokdo es coreana históricamente

Los islotes de Dokdo se pueden ver a simple vista desde la isla de Ulleungdo, que es una isla un poco más grande la cual ha estado habitada por coreanos desde el 300 a. de C. y donde hay tres dólmenes que así lo justifican.

Según el Samguk Sagi (historia de los tres reinos) en la época de los tres reinos, el reino de Shilla conquistó Usan (Dokdo) y Muyeung (Ulleungdo), y se da la primera referencia escrita a Dokdo. En el S XV. Una expedición del rey de Joseon llegó hasta Dokdo (en ese momento llamada Sambongdo).

En los libros de historia y geografía de Corea de los s. XVIII y XIX se hace referencia a Dokdo como isla fronteriza coreana.

No sólo eso. Todos los mapas históricos incluyen a Dokdo dentro del dominio de Ulleungdo. Incluso Japón ha renunciado varias veces por escrito a tener algún control sobre dichas islas.


mapa japonés que trata a Ulleungdo y Dokdo como coreanas

Únicamente durante la ocupación japonesa de Corea a principios del s XX, las islas de dokdo pertenecieron a Japón, pero las perdió al terminar la II Guerra mundial por la declaración de El Cairo.

Argumentaciones, contra-argumentaciones y nacionalismo

Japón sacó un PDF informativo sobre el porqué Dokdo era territorio japonés. Yo lo he subido al blog y podéis descargarlo en este enlace. Son diez puntos (escrito en español) donde explica porque Dokdo es Takeshima y porqué es territorio japonés.

Corea sacó otro PDF informativo desmontando punto por punto todos los argumentos japoneses anteriores. Está en inglés, también lo he subido al blog y podéis descargarlo en este otro enlace.

Realmente, siendo del todo objetivos, ni japoneses ni coreanos tienen la razón. Así que desde la razón y la objetividad, los argumentos de unos y otros son fácilmente desmontables.

Primero porque hasta la ocupación japonesa la idea de nacionalismo no aparece. Antes de principios del s. XX todos -japoneses y coreanos- eran súbditos de sus respectivos reyes. No existía ningún sentimiento patriótico más allá del de mero servicio al rey y la esclavitud a la voluntad de sus decisiones. La gente defendía su tierra como el lugar que les daba el comer y donde residir. En ningún momento se tenía la idea de que aquella tierra fuera suya y de todos los demás súbditos del rey de Joseon o del Emperador del Japón. Las islas de Corea no tuvieron valor por ser constantemente atacadas por los japoneses y se enviaba a la gente a la península, especialmente a los lugares fortificados, donde pudieran estar seguros.

La idea de invadir Corea por parte de Toyotomi Hideyoshi en el s XVI fue por mero imperialismo medieval individualizado en su propia figura y magnificencia. Quería invadir China, el gran imperio de Asia bajo dinastía Ming. Intentó buscar los apoyos de Corea y Okinawa, ambos se negaron por su vasallaje a Ming y Japón los invadió. Con Corea lo intentó dos veces y fracasó. Con Okinawa se la anexionó y desde entonces forma parte de Japón.

La idea de invadir Corea por parte de Japón a finales del XIX y principios del XX quedaba muy lejos de esa idea feudal de Hideyoshi. En esa época el nacionalismo como ideología ya había entrado en Japón a través de las grandes potencias occidentales. Y las políticas de Japón con respecto a sus nuevos vasallos coreanos fueron en ese sentido. Muy lejos de las políticas feudales de esclavitud, y más cercanas a las políticas nacionalistas anexionistas de la Alemania nazi: absorción cultural, imposición lingüística, destrucción de cualquier seña de identidad colectiva, creación de nuevas formas e ideas de nación, etc.

El nacionalismo coreano surge por mera reacción. No existe un nacionalismo coreano anterior al sXX. Las revueltas campesinas o incluso los intentos de nuevas teologías de unificación coreana distan mucho del concepto de nacionalismo actual, y aunque embrionarias, si que sirvieron para legitimar la unidad de los coreanos frente a los japoneses.

Lo que quiero decir con todo esto es que la lucha por decidir si las islas son o no parte de la nación coreana o japonesa y por tanto parte de la administración del Estado de Corea o Japón, es un conflicto meramente moderno, intencionado y sobretodo interesado. Habríamos de hacer hincapié no en los mapas, ni en la historia contada a conveniencia de unos u otros, sino en el porqué tanto Corea como Japón quieren dichas islas. Ese porqué, que viene resaltado en negrita en el siguiente punto, es la verdadera motivación de los políticos que con su nacionalismo influyen en dos sociedades que, pensémoslo con la cabeza fría, les deberían de importar tres pitos de colores dos rocas perdidas en el mar que ni siquiera pueden habitarse correctamente.

Aún así yo me he posicionado del bando coreano por el simple hecho de que llevan años administrándolas y estando en ellas. Frente al interés imperialista de Japón, el gobierno de Corea ha mostrado un interés real de conservación y administración de Dokdo. Sólo por eso, Dokdo son coreanas al 100%.

Ahora bien, desde el punto de vista jurídico las islas pertenecen a EEUU. Ya que desde que ganaron la II Guerra mundial todas las islas y territorios de Japón les pertenecían. Es un conflicto similar al que mantienen Japón y Rusia por las islas Kuriles. Es por esto que, como veremos más adelante, EEUU se lava las manos en este asunto y prefiere mantener el estado existente donde no les importa que los coreanos les "ocupen" las islas de Dokdo.

Aún así, cualquier conflicto existente debiera surgir entre EEUU y Corea, ya que de todos los mapas que puedan existir el que vale es este último donde se puede ver en la llamada "línea McArthur" como Dokdo queda excluida de cualquier poder administrativo japonés. Punto y final.

Intenciones políticas y consecuencias

Las intenciones imperialistas de Japón no son ninguna novedad, pero a simple vista el hecho de pelearse por un par de rocas en medio del mar parece una tontería. Sin embargo Dokdo tiene importancia a nivel de reserva natural, a nivel de recursos naturales y por supuesto a nivel estratégico militar. No es cualquier roca.

Los japoneses enseñan a los niños en sus escuelas que esas islas son japonesas e incluso se han inventado la festividad del "día de Takeshima". De vez en cuando Japón lanza mensajes oficiales de su soberanía sobre Dokdo, lo cual irrita a los coreanos ya que son un símbolo de libertad frente a la anexión nipona que tanto daño hizo.

Frente al adoctrinamiento japonés, adoctrinamiento coreano

Si como hemos dicho los japoneses adoctrinan a los niños en hacerles creer que Dokdo se llama Takeshima y es una isla japonesa, los coreanos ni cortos ni perezosos optan por la misma vía del adoctrinamiento. Hace poco salió una noticia que decía que se iban a reforzar las clases en ese sentido. Hace unas semanas escribí una entrada sobre quién era el enemigo para Corea. Parece que el adoctrinamiento anti japonés surgió efecto y Japón salió ganador en tan discutible e innecesario premio.

Si Japón amenaza con palabras soberanistas, Corea fortifica Dokdo

En Dokdo vive un matrimonio coreano, el Sr. y la Sra. Kim. Deben estar muy contentos porque hace poco les han remodelado el edificio que sirve también como oficina administrativa. Además no están solos. Unas decenas de policías están allí también para protegerles de las palabras niponas y dar una sensación de propiedad al resto del país. Además, trabajar en Dokdo es un chollo porque aunque sea por mero simbolismo te suben de rango.



Los japoneses en Dokdo, no son bienvenidos

Cuando el nacionalismo de uno y otro lugar pierde cualquier sentido racional, puede ayudar a que se den situaciones en las que gente inocente que tiene nula implicación en estas disputas políticas, acaben sufriendo las consecuencias. Algo así debieron de pensar los turistas japoneses que querían subir a un barco de una agencia turística coreana para disfrutar de Dokdo. Pero para disfrutar de Dokdo desde el mero sentido de paraje natural. Dicha agencia los dejó en tierra, y además ha iniciado esa restricción contra cualquier turista japonés de forma indefinida. En fin, lo de siempre, que pagan justos por pecadores.

Los políticos japoneses en Dokdo, mucho menos

Pues si los pobres turistas japoneses se quedaron en tierra, cámara de fotos en mano y cara de tontos al ver que el barco se iba sin ellos, imaginad la cara de los políticos que, tras un vuelo de Japón a Corea, vieron como a la llegada al aeropuerto se les prohibía pisar suelo coreano y se les enviaba a casa de vuelta.

Estos tres políticos japoneses pertenecían al partido político del ala conservadora de Japón. Es decir, la derecha nacionalista que reclama supuestos derechos sobre Dokdo. Y las intenciones de ir hasta Ulleungdo aún no me quedan claras. Todavía no sé las excusas oficiales de dicha visita, pero la lógica me da dos respuestas contundentes. Por una parte querían buscar protagonismo acercándose en persona a la raíz del problema no sabemos muy bien a hacer qué allí. Por otra parte, lo que consiguieron, salir como víctimas de un conflicto del cual son culpables, pues habría que ser muy inocentes para pensar que los coreanos se iban a quedar de brazos cruzados o que les iban a recibir con flores, después de todo el lío montado. Y claro, tuvieron el recibimiento que se merecían y se fueron a casa.

que si ahora no habláis...

que si ahora os rompemos...

que si ahora os quemamos...

Y no fueron los únicos. Días atrás un presidente de un comité de expertos sobre asuntos territoriales relacionados con los islotes de Dokdo también se vio agraciado con un billete de vuelta por el mismo precio.

Esto que puede hacer parecer a los coreanos como los malos de la peli tiene su explicación. Y es que resulta que el gobierno japonés optó a finales de Junio por una actitud entre imperialista e infantil haciendo un boicot oficial sobre Korean Air. ¿y esto porqué? Bueno pues resulta que Korean Air, que opera vuelos de Incheon a Narita estaba probando su nuevo A380 de pasajeros y decidió hacerlo sobre el espacio aéreo de Dokdo. Algo que no parece nada grave teniendo en cuenta que ya sólo por usucapión (de algo me tenía que servir el derecho romano xD) es propiedad de Corea. Pues bien, Japón puso el grito en el cielo (nunca mejor dicho) y a partir de ahí, se lió parda.

EEUU y su nobel de la paz como Poncio Pilatos

A veces cuando dos niños se pelean acuden al padre para que les dé la razón a unos u otros. Y en este caso Papa América ha dicho que con su pan se lo coman, o lo que es lo mismo, que no quieren pronunciarse, que quiere mantenerse neutral en este tema y que le gustaría que siguiera todo como hasta ahora. Algo que, por ejemplo, no ha hecho con el término Mar del Este donde le ha dado la razón a Japón. Pero claro, lo que los estadounidenses omiten es que ellos mismos le dieron a Japón las islas de Senkaku (Diaoyutai). Unas islas entre Taiwan y Okinawa que tienen una similitud con las de Dokdo y es que en este caso Japón está liado con Taiwan (y China) sobre la soberanía de estas islas. Y en ese sentido los americanos no pueden hacer mucho. Si le dan la razón a Japón, por la misma regla de tres deberían de devolver Diaoyutai a Taiwan, y si le dan la razón a Corea se posicionan frente a Taiwan y China, así que visto el panorama, mejor lavarse las manos. Aún así, y como hemos visto antes, dar la razón a Corea sin dar la razón explícitamente no les posiciona en contra de nadie ya que según los tratados de guerra y del derecho que se deriva de los mismos, Dokdo les "pertenece" y que se lo "regalen" a Corea es únicamente problema estadounidense. Problema que prefieren mantener así por unas buenas relaciones con Corea. Lo que no puede ser es que Japón quiera una y otra cosa. Algo muy propio de ellos por otra parte, quererlo todo.

Otras consecuencias

Relacionado con Dokdo está el otro tema caliente sobre la denominación del mar donde están estas islas. ¿Mar del Este o Mar del Japón? Esto lo comentaré en una próxima entrada. Anteriormente en el blog ya hemos visto una consecuencia del adoctrinamiento escolar y que ha dado como fruto el hecho de que se considere a Japón el principal enemigo del país. Como no podía ser de otra manera, toda acción conlleva una reacción. Así pues, lo que se inició como una protesta hacia Fuji TV por la emisión de series coreanas acabó convirtiéndose en una manifestación proimperialista japonesa muy relacionada con estos temas.

Y es que como con el tiempo ya no me fio de nada ni de nadie, y de los políticos mucho menos, pues pienso que no son casualidades que ocurran estas cosas a un año de elecciones, ni que detengan a cinco supuestos espias norcoreanos de los que nada más se supo o que hace poco norcoreanos y surcoreanos se estuvieran tirando pepinos al agua como si nada.

Quiero ir a Dokdo

Conocía de la existencia de Dokdo y del problema burocrático existente. No me atraía la idea de ir de visita hasta allí porque no le encuentro nada que me atraiga. Sin embargo ahora con todo este jaleo me han entrado ganas de ir. Espero que algún día pueda viajar hasta allí y ver las islas siempre coreanas de Ulleungdo y Dokdo.

+ info: Chosun Ilbo
+ info: The Hankyoreh
+ info: KBS World (español)
+ info: República de Corea (oficial - español)
+ info: Knol sobre Dokdo

Corea del Sur: